welcome buenos aires
TANDIL: Un lugar soñado
Tandil

Desde hace un par de siglos ya, su Piedra Movediza, que osciló misteriosamente en la cima de un cerro que lleva su nombre, transformó a la ciudad de Tandil en un destino turístico mágico y soñado.
De todo el mundo llegaron, hasta su caída en 1912, a ver bailar casi en el aire a esa masa de granito inmensa. Ahora, con una réplica que representa fielmente a la original, emplazada en el mismo lugar, ocurre algo parecido. Y todo, en un paisaje maravilloso ubicado a menos de cuatro horas de la Capital Federal, donde se junta la tranquilidad con el paisaje y la gastronomía de productos locales exquisitos.
Por eso, Tandil se convirtió desde siempre en un destino turístico privilegiado de la provincia de Buenos Aires, elegida por visitantes de todo el país y el exterior. Nada de esto es casual, ya que a su paisaje serrano, a la tranquilidad de sus calles, a la calidad de su producción artesanal y a la hospitalidad de su gente se sumó de manera definitiva un componente esencial: el espíritu emprendedor de sus habitantes para generar una oferta de calidad para el visitante.

tandil tandil tandil

De esta forma, tanto en alojamiento, como en gastronomía y el desarrollo de actividades deportivas y de esparcimiento, Tandil se transformó en una referencia clara y constante, durante todo el año, para ser elegida por quienes buscan descansar tanto en verano como en invierno, en el marco de cuidados servicios y prestaciones. Este crecimiento en cantidad y calidad de su oferta turística es acompañado por una ciudad que, en sus paseos públicos, ofrece momentos de disfrute cotidianos.
Parques con juegos para chicos perfectamente cuidados, paseos por las sierras como el Monumento al Fundidor, el Monumento al Quijote, el Puñón Mapuche, o el Camino de los Pioneros, son solo algunos de los atractivos que fueron puestos en valor o directamente creados, que sorprenden a aquel que hace tiempo no elegía a Tandil. Claro, esto se suma a sus paseos tradicionales, como el Cerro Centinela y su aerosilla, la Cascada, el Lago del Fuerte, el Parque Independencia o la Reserva Natural Sierra del Tigre. Son solo algunas de las posibilidades que, en todo el año y fuera de toda estacionalidad, Tandil ofrece a los visitantes que eligen sus posadas, hoteles, hosterías, cabañas o campings para alojarse durante distinta cantidad de días.

 

 
tandil tandil Tandil

Una tradicional tabla de fiambres, una excursión a caballo o en cuatriciclos, una noche en el Casino, una función de cine, una comida regional, un recital o la presencia en alguna de las tantas obras de teatro que se presentan constantemente, son solo algunas de las “excusas” utilizadas por todos aquellos que llegan a la ciudad serrana.Algunos, aprovecharán y se quedarán unos cuantos días, convencidos que les queda mucho por hacer. Otros, tal vez, corridos por motivos laborales o tiempos escolares, desandarán los mismos pocos kilómetros en el día. Pero siempre, y ese es otro sello de Tandil, con la promesa de volver en el corto tiempo. Promesa que, a los ojos y oídos de todos, se cumple constantemente.Así, el capitalino admira la limpieza y la tranquilidad de la ciudad, el extranjero el paisaje y su variedad de actividades el llegado desde alguna provincia del interior la dinámica y calidad de su centro comercial. Son ejemplos y cada uno de los visitantes suele elogiar cualquiera de estos aspectos sin importar la procedencia.
Lo cierto es que Tandil, siempre ofrece más cosas y una mejor “presentación”.
Tanto para el que la elije para pasar dos semanas en sus faldeos como para el que solo dispone de unas horas para llegar desde la Capital Federal y conocer de cerca las sierras de la ciudad, que se encuentran entre las más antiguas del planeta.

Fotos:
www.cybertandil.com.ar

Redacción:
Martín Glade (Comunicación y Prensa)
Instituto Mixto de Turismo de Tandil